Arquimaster - Medio digital de arquitectura, diseño y construccion Estas visitando la version anterior,
para ver la version actual realiza click aca

 

     
       
 
Climanet - Doble Vidrio Hermetico DVH
icon icon
Matyser - Materiales y servicios para la construccion
Grupo DEMA - App - Descarga gratis - Aqcua System, Duratop, Sigas, Tubotherm
CUBEN - Diseño de laboratorios, ingenieria, instalaciones especiales
TANKE SA - Tapas de acceso
Bara

CESAR PELLI: "Hay que construir otras dos torres, pero más bajas"

Para el arquitecto argentino, las nuevas deberían tener 80 pisos y no 100. Es uno de los arquitectos que ayudó a crear el perfil de Manhattan. Diseñó algunos de los rascacielos más importantes del mundo. Sintió el mismo horror que todo el mundo, cuando por televisión vio el ataque al World Trade Center. Ahora, el arquitecto tucumano César Pelli -que tanto contribuyó a enriquecer la vista de Manhattan con el diseño del World Financial Center- dice que otras dos nuevas torres deben volver a ocupar el espacio de las Gemelas. Y aunque sabe que se las extrañará, piensa que los nuevos edificios deberían tener una escala más pequeña. En vez de 100 pisos, 80.

"Nueva York no volverá a ser lo mismo", dijo a Clarín, en una charla telefónica desde su estudio en Connecticut, frente a la Universidad de Yale.

-¿Qué sintió frente a este desastre?
-Es curioso, pero la preocupación por los edificios se va muy atrás, con esta tragedia humana y la gente asesinada de una manera tan cruel, tan estúpida. Si sólo hubieran dañado edificios estaría saltando; lo importante es la vida.

-¿Cuándo hizo rascacielos, pensó que podrían ser trampas mortales?
-Eso puede ser en cualquier cosa. En su propio departamento, en su propia casa. Un fuego, un asesino. Los seres humanos somos muy vulnerables, es parte de la vida. No hay manera de que nosotros dejemos de ser vulnerables.

-¿Le parece que de ahora en más la gente no va a querer estar rodeada de rascacielos o trabajar en ellos?
-La gente que está planeando rascacielos va a tener dudas, y lo va a pensar, y muchos decidirán no seguir adelante. Pero estoy seguro que una vez que la vida vuelva a lo normal, uno se reajuste. Si no volvemos a la normalidad es como decirle a los terroristas 'ustedes ganaron'. Cuando todo sea normal, el deseo ancestral, atávico, que tenemos de estar erguidos, tratando de llegar al cielo, se restablecerá. Como seres humanos somos un elemento vertical y, por lo tanto, más vulnerable que un animal en cuatro patas. Por eso seguimos erguidos, aunque más expuestos. Lo mismo pasará con los edificios.

-¿Se animó a ir al sitio?
-No, sería un error. Porque lo que menos les hace falta allí es que uno sólo vaya a ver. Tengo muchas ganas de ir, no a ver los escombros de las Torres Gemelas, pero sí para saber cómo están mis edificios, el World Financial Center. Estoy ansioso por verlos.

-¿Qué pudo ver hasta ahora?
-Sólo fotos e imágenes de tevé. Por lo que vi, el Winter Garden está intacto. Dicen que la estructura está intacta, y que casi todo el vidrio está allí. Vi una foto con las palmeras cubiertas de polvo. Me temo que, si no las están regando, se puedan morir. Ojalá las estén regando. Impresiona verlo con escombros.

-Le debe haber causado una satisfacción que sus edificios hayan resistido.
-Así es. Pero me preocupa no saber cuán afectado está el de American Express.

-Usted que tanto contribuyó al perfil de Manhattan, ¿cómo lo ve hoy?
-Cambió muchísimo. Pero a mí nunca me parecieron bien las torres del World Trade Center. Siempre me parecieron fuera de escala. Pero por estar fuera de escala, se robaron toda la imagen de Manhattan. Cuando diseñamos el World Financial Center, mi preocupación era hacer edificios que pudieran andar con esas dos inmensas torres y, al mismo tiempo, con el downtown más tradicional de Manhattan. Por las fotos que vi -y ya vi varias del nuevo paisaje- sin duda uno siente la pérdida de las Torres Gemelas, porque uno estaba muy acostumbrado. Confieso que, si uno hace un esfuerzo de verlo ahí de una manera más calma, la nueva silueta de Manhattan no es una mala. Es agradable, aunque con menos fuerza.

-¿Sus edificios no estarán huérfanos?
-Quiero verlo. Nosotros diseñamos el World Financial también como un conjunto. Hay una maqueta sin las torres en el museo del rascacielos en Manhattan. Lo que queda huérfana es la memoria.

-¿Le sorprendió la forma en que se demolieron las torres?
-No lo podía creer, parecía el efecto especial de una película. No parecía real que se fueran así, desmoronando hacia abajo. Y a tal rapidez. Nadie se imaginaba esto. Los edificios estuvieron bien diseñados, bien calculados. Eran buenos edificios en ese sentido, pero no para aguantarse el calor y la cantidad de combustible de jet, que quema a una temperatura tan alta. Es imposible prepararse para eso. Lo interesante no es sólo lo que les pasó a las Torres, sino lo del Pentágono. Ese es un edificio bajo, con paredes de hormigón de un metro de grueso, y las cortó como manteca.

-¿Qué pondría en lugar de esas Torres?
-Hay que construir otras dos grandes torres. No las mismas. No deberían ser tan altas, porque las Gemelas siempre le quitaron escala al resto de los edificios de Manhattan, que son inmensos. A su lado parecían de juguete, cuando son enormes. Eran 110 pisos; quizás deberían ser 80. Esa sería mi decisión. Pero, la decisión final será política e inmobiliaria.

-¿Nueva York volverá a ser la misma?
- No. Pero podría ser tan pujante y tan fuerte como lo era. Sin embargo, aun cuando se reconstruyeran las Torres de manera idéntica, no será lo mismo. No se harían de manera idéntica: fueron diseñadas hace casi 40 años. No sería igual.

-¿Se tendrá en cuenta este ataque cuando se construyan rascacielos?
-Sin dudas.

-¿Cambiará el uso de los ascensores o lo que rodea a las escaleras?
-Lo crítico va a ser cómo protegemos las escaleras. Eso ya pasa. Las escaleras en las Petronas están mucho más protegidas, porque están dentro de un núcleo de hormigón. La estructura de Petronas es de hormigón, no de acero, así que el fuego no tendría un efecto tan instantáneo como tuvo en las Gemelas. La gente se va a preocupar, no de que no se la pueda atacar; eso es imposible. Lo que sí puede hacerse es darle mucha más chance a que pueda escapar. Eso sí es factible.

Perfil. Nacido hace 74 años en Tucumán, el arquitecto César Pelli se instaló a mediados de los años 70 en los Estados Unidos donde desarrolló la etapa más exitosa de su carrera. En 1977 fue nombrado decano de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Yale y ese mismo año formó César Pelli & Associates, con sede en New Haven, Connecticut. De este estudio surgieron los diseños que hicieron de Pelli uno de los arquitectos más reconocidos mundialmente.

Sus edificios hablan por él: la torre Miglin Beitler, de Chicago; el Canary Wharf, en Londres; el aeropuerto de Washington o el World Financial Center en Manhattan (pegado a las desaparecidas Torres Gemelas), que tiene grandes torres, entre ellas las de American Express y un gran jardín de invierno, de 37 metros de altura, con palmeras gigantes. Pero acaso sean las torres gemelas de Kuala Lumpur, Malasia, su obra cumbre. Se trata de las torres más altas del mundo: 4.552 metros y 88 pisos. El edificio corporativo de YPF Repsol, que demandará entre 50 y 60 millones, y estará emplazado en el dique 3, detrás del hotel Hilton será el tercer edificio que llevará en Buenos Aires el sello de Pelli. La sede de Telefónica y el Bank Boston fueron diseñadas por él.

El sentido común. No sólo el World Financial Center se vio amenazado en esta crisis. Otra muy importante obra de César Pelli -el Reagan National Airport, de Washington DC- también corre peligro. No porque haya sido dañado en un ataque terrorista, sino porque ahora hay políticos, "a los que siempre le molestó el ruido por los aviones", que les gustaría cerrarlo por "razones de seguridad".

"Me daría mucho dolor", dijo el arquitecto. "Hacer cosas como éstas es hacer que los terroristas ganen, porque ellos estarían decidiendo cómo vivimos nosotros. Para que esta nación pueda sentir que triunfa sobre los terroristas, se debe volver a nuestras vidas normales, con nuestras libertades civiles lo más intactas posibles".

"Sin duda, va a haber que tomar mil precauciones que no tomamos antes, como subir a un avión. Ahí está el elemento de seguridad, no que el avión sobrevuele sobre Washington. Todos los aviones que le dieron al World Trade Center no venían de Nueva York. Washington está rodeado de aeropuertos. Que se vengan de Dulles o de Baltimore, que está a media hora de auto, a cinco minutos de avión, no cambia. Espero que prevalezca el sentido común".

Fuente: ciudad.com.ar
Reportaje realizado por: Marina Aizen
Fecha: 20/09/01
Reportaje concedido a raíz del atentado a las Torres Gemelas ocurrido el día 11/09/01

 
 
Para incluir o sugerir información en esta sección visitar la sección contacto: click aquí.
   
   

Noticias
informes especiales
bienal de arquitectura BA11
bienal de arquitectura BA09
publicaciones

Artículos
notas y artículos de interés
arquitectura legal
diseño de iluminación
software de arquitectura y diseño

Recursos
curso de decoracion (gratis/online)
archivo temático
descargas externas
curso de croquis (gratis/online)

Precios y costos
precios de materiales, indices y
costos m2 de construcción

Proyecto
obras construidas
proyectos para concursos
proyectos de estudiantes
arquitectos destacados
obras destacadas

Diseño
diseño industrial y mobiliario
diseño interior y decoración
Casa FOA 2009
Casa FOA 2010
Casa FOA 2011
Casa FOA 2012
Casa FOA 2013
Casa FOA 2014
Estilo Pilar 2010
Estilo Pilar 2012

Construcción
materiales y tecnologías
novedades de empresas
sector inmobiliario

Agenda
cursos y seminarios
congresos y bienales
charlas y eventos
exposiciones y muestras
concursos

Facultad
becas y subsidios
posgrados y maestrías
donde estudiar

Varios
ofertas laborales arquitectura, diseño y construccion
suscripcion newsletter (gratis)
redes sociales
publicidad

Arquimaster en Facebook
Arquimaster en Twitter
Arquimaster en LinkedIn
Arquimaster en Pinterest