fbpx

Exposicion Diseño para vivir: 99 proyectos para el mundo real

Diseño para vivir: 99 proyectos para el mundo real, la primera exposición temporal del Museu del Disseny, reúne 99 propuestas que comportan una innovación contra los problemas cotidianos. Un soporte para una bolsa de sérum de color naranja y azul, con dos ojos risueños: parece un juguete. Un carro de la compra que incorpora un motor y que se puede arrastrar sin cansarse. Un drone preparado especialmente para la extinción de incendios, que ahorra peligros a pilotos y bomberos. La dimensión y la complejidad de estos tres objetos no es equiparable, pero tienen un punto en común fundamental: han estado concebidos para hacer más fácil la vida a la gente. Diseño para la vida, comisariada por Oscar Guayabero, es la primera exposición temporal organizada por el Museo del Diseño con vocación contemporanea y una perspectiva internacional.

El Museo del Diseño, que abrió sus puertas el pasado 13 de diciembre, ya se ha incorporado a la vida cultural de Barcelona. Ha presentado el patrimonio de la ciudad a partir de una nueva interpretación de las colecciones de las artes del objeto y el diseño que se han juntado a lo largo de los años, en cuatro recorridos temáticos dedicados a las artes del objeto y de autor, el diseño de producto, el diseño gráfico y la indumentaria y el diseño de moda. Al lado de esta gran dimensión patrimonial, que forma parte de su misión, el nuevo museo, bajo la dirección de Pilar Vélez, abre una vía paralela, enriqueciendo su discurso y apostando por ser un centro de permanente reflexión crítica sobre el concepto y el rol del diseño y las artes del objeto en el mundo actual y un espacio donde presentar nuevas propuestas de los más diversos ámbitos y procedencias, surgidas del análisis, la investigación y la innovación. Por eso, ha querido iniciar su programación temporal con una muestra dedicada a una serie de propuestas que responden a las necesidades reales de la sociedad y que quieren mostrar la capacidad que tiene el diseño para cambiar el entorno humano y contribuir a un bienestar social más grande.

Diseño para vivir pone el acento en la contemporaneidad y en la utilidad. Reúne 99 proyectos de todo el mundo creados con la voluntad explícita de aportar soluciones cotidianas, mejorar el entorno y la sociedad. Presenta un diseño creativo, innovador, implicado socialmente, muchas veces con notables avances tecnológicos, pero no necesariamente, que a veces pasa desapercibido de tan integrado como está en nuestras vidas. Presenta el valor del uso, que hace que representen una mejora efectiva para las personas que los utilizan, para el entorno donde viven y para la comunidad. I desarrolla de una manera didáctica el proceso que lleva a la realización de estos objetos, que muchas veces comportan una investigación con tecnologías alternativas y nuevos materiales. Delante del diseño entendido como un valor añadido, propone un salto al futuro que nos devuelve al origen. Muestra el trabajo de diseñadores como un proceso que lleva a identificar los problemas y resolverlos de la manera más efectiva, más económica y, porqué no, más alegre y vital. Diseño para vivir transmite al visitante la sensación que hay mucha gente que trabaja, con imaginación y rigor, con creatividad y conocimiento, para que todo sea un poco más fácil.

 

Las edades del diseño

Uno de los focos de interés de la exposición es constatar como el diseño se adecua a las necesidades específicas de diferentes colectivos, según la edad. Niños que viven en situaciones especiales, con periodos más o menos largos de hospitalización: hasta hace poco encontraban un entorno que les era extraño, pensado desde la perspectiva de la eficacia médica, pero sin ningún tipo de empatía, que no tenía en cuenta ni las emociones ni los sentimientos. La exposición muestra cómo se ha avanzado en este campo. Una cosa parecida ha sucedido con las personas mayores y con todos los mecanismos y dispositivos destinados a favorecer su autonomía: ahora los objetos transmiten una sensación de calidez y de seguridad confortable. Las piezas están expuestas en la sala siguiendo el orden de la línea vital, desde la gestación y el nacimiento hasta la muerte.

 

Revolución en todos los ámbitos

Otro aspecto que destaca en Diseño para vivir son los diferentes ámbitos en los que actúan los diseñadores y los equipos de diseño. La comunicación: mediante una app participativa que favorece la democracia directa. O la educación: mediante un proyector que puede funcionar en lugares donde no se dispone de energía eléctrica. La salud: pastillas con una cámara incorporada para realizar endoscopias, pañales con un código QR que permite identificar infecciones. La accesibilidad: una app que traduce al lenguaje de signos o unas gafas de lectura para personas invidentes. La sostenibilidad: motos eléctricas, luces de muy bajo consumo. La seguridad: un sillín que lleva incorporado un casco. Son objetos que cada vez más forman parte de nuestro entorno, no los vemos como una excentricidad o como un lujo: nos hemos acostumbrado a tenerlos cerca y a sacarles el máximo rendimiento.

 

Mejorar, mejorar

El punto de partida de la mayor parte de estas innovaciones son los problemas cotidianos: cruzar una calle, tomar la medicación en su justa dosis o ver bien. Algunas van dirigidas a urbanitas (el taxi eléctrico o un sistema de apicultura urbana), y otras a la gente que vive fuera de las ciudades (el proyecto Guifi que da cobertura de Internet en las zonas rurales). Algunas tienen su razón de ser en el mundo más avanzado (un barco accesible o un simulador escáner) y otros representan una mejora importantísima para las personas que viven en países de economías precarias (sillas de ruedas económicas o estaciones de recarga y Wi-Fi transportable). Detrás de estas innovaciones hay una labor de investigación basada en la imaginación que logra encontrar nuevas aplicaciones en objetos que ya existen (la silla de ruedas motorizada, por ejemplo) y que, a veces (gafas que revierten miopías) parecen de ciencia ficción.

 

Un trabajo de equipo

La lección que da Diseño para vivir es que el alcance del diseño consigue llegar mucho más lejos de lo que se relaciona normalmente con el diseño de autor y que hay un gran campo por recorrer desde el punto de vista profesional e industrial. Desde creadores y estudiosos de todo el mundo, con una especial atención a los más cercanos. La exposición cuyo comisario es Òscar Guayabero es fruto de una labor de equipo. Para la selección de proyectos ha contado con la colaboración de Julià (diseñador multimedia, experto en redes y gestión de datos a Pimpampum.net), Petz Scholtus (experto en ecodiseño y fundadora de Pöko Design), Beppe Benenti (diseñador industrial, experto e historiador en design for all) y Mar Llinés (diseñadora de Fuelfor, Design and Consulting). La materialización museográfica y gráfica ha ido a cargo de Xevi Torrent y David Lorente respectivamente, bajo la coordinación del Museo. Cada pieza va acompañada de un módulo donde se puede consultar toda la información sobre el proyecto y el entorno en los que se usa habitualmente y un código QR para poder enlazar a la web de los autores o empresas.

 

Fecha
Del 19 de febrero al 17 de mayo de 2015

Lugar
Museu del Disseny de Barcelona
Pl. de les Glories Catalanes, Barcelona

Mas informacion
http://www.museudeldisseny.cat/es

Quizás también te interese ver...

Newsletter ARQUIMASTER

¡Anotate para recibir GRATIS novedades de arquitectura, diseño y construccion: Proyectos, agenda, articulos y mas!