Bodega El Castillo / Moral Arquitectura

Bodega El Castillo («Camino de Santiago», Moratinos, Palencia, España) por Moral Arquitectura. El proyecto desarrolla la reforma y adecuación de una bodega «bicentenaria» y una antigua galería subterránea en restaurante.

El tiempo es quien construye esto

Un lugar perdido, un lugar real.

Un Camino siempre abierto.

Es el trabajo de una familia, de unas personas, de una vida.

La obra se debe a la tierra.

Sólo la mano transformó el interior de la colina.

La galería vieja ya estaba ahí, siempre estuvo ahí.

El proyecto busca definir una secuencia de sensaciones.

Una boca que te traga y te lleva a sus entrañas.

La aridez del sitio, la crudeza de las estaciones se transforman en rugosidad. Día a día…

No había un plan exacto, fue un trabajo intuitivo, fue un trabajo duro, fue un trabajo experimental.

Una materia pesada, firme, grave… marcada por la presión, el clima y el tiempo.

Sólo el tiempo será quien construya esta obra que nunca finalizará.

Nos encontramos en una población eminentemente rural, de veinte habitantes, pero con un censo extrañamente multinacional.

El proyecto desarrolla la reforma y adecuación de una bodega «bicentenaria» en restaurante.

La antigua galería subterránea será el comedor principal y en el bloque nuevo se disponen la zona de bar, cocinas y las dependencias auxiliares.

La actuación busca construir la continuidad de sensaciones entre todos los espacios del complejo.

La colina que alberga la obra está formada en su totalidad por tierra, extremadamente compacta cual roca parda que aporta unas condiciones energéticas óptimas.

La bóveda vieja fue excavada y tallada totalmente a mano, siendo este hecho determinante en todo el proceso.

En el cuerpo contemporáneo se utilizó un hormigón tintando con un acabado extremadamente labrado en toda su superficie.

Dentro del mismo se empotraron listones de madera pobre, vistos y destinados a pudrirse, capturando de esta forma el transcurrir real de los días… Se han querido construir las intuiciones previas.

El resultado sólo ha sido posible con el trabajo continuo, exhaustivo y experimental a lo largo de toda la ejecución.

Todo hecho in-situ, todos hemos empleado las manos (¡hazlo tú mismo!), también los propietarios han intervenido en todas las fases, incluso la química…

Pero la obra se debe a la tierra, que la engendra y la protege. Una materia dura, firme, grave… marcada por la presión, el clima y el tiempo.

Ficha técnica
Nombre: Bodega El Castillo
Ubicación: «Camino de Santiago», Moratinos, Palencia, España
Oficina: Moral Arquitectura
Arquitecto: Fernando Moral Andrés
Arquitecto Técnico: José Luis Sánchez Rodríguez
Colaboradores: Teresa Gómez, Fernando P. Borrego (delineación), Antonio Moral, Miguel Ángel Moral, Javier Ramos, Javier Sancho, Alexis S. Verpont
Estructuras: Moncova, S.L.
Obra: Javier Vega, Miguel Alonso, Alfonso Alonso, Secundino González, Tino Díez
Cliente: El Castillo de Moratinos, C.B. (Esteban Velasco y José María Velasco)
Área: 255,20 m2
Año: 2012
Vídeo y foto: Jorge López-Conde

Video: http://vimeo.com/49468042

Contacto: http://www.moralarquitectura.com

 

English version

Castle Winery

The time is who builds this one

A lost place, a real place.

There is a Way that is always open.

It is a family work, a personal option, a life story.

This Project belongs to ground.

Only the hand transformed the inside of the hill.

The ancient gallery was already there. It was always there.

This project thinks about how to define a sensations sequence.

A mouth that swallows you and takes you to its entrails.

The dryness of the place, the crudeness of the stations transform into rugosity. Day by day…

There was no exact plan. It was an intuitive work. It was a hard process. It was an experimental labor.

A heavy, firm, deep… matter that was marked by pressure, by the weather and by the time.

Only the time will be who constructs this work that it will never finish.

We are in a population eminently rural, of twenty inhabitants, but with a census strangely multinational.

The project develops the reform and adequacy of a «bicentenary» wine vault in restaurant.

The ancient underground gallery will be the main dining room and in the new block they arrange the area of bar, kitchens and the auxiliary dependences.

The performance thinks about how to construct the sensations continuity between all the spaces of the complex.

The hill that lodges the work is formed in its entirety by ground, extremely compact which brown rock that contributes an ideal energy conditions.

The old vault was excavated and carved completely to hand, being it is made determinant in the whole process.

In the contemporary building concrete was used dying with a finished one extremely worked in all its surface.

Inside the same one there were fixed strips of poor wood, seen and destined to rot, capturing thus passing really of the days… The previous intuitions have wanted to be constructed.

The result only has been possible with the continuous, exhaustive and experimental work along the whole execution.

Any fact in-situ, we all have used the hands (do it yourself!), also the owners have intervened in all the phases, even the chemistry…

But the work owes to the ground, which generates it and protects it. A hard, firm, serious matter… marked by the pressure, the climate and the time.

Quizás también te interese ver...

Newsletter ARQUIMASTER

¡Anotate para recibir GRATIS novedades de arquitectura, diseño y construccion: Proyectos, agenda, articulos y mas!