Casa L+C / Gabriel Montañés Arquitecto

Casa L+C (Menorca, Islas Baleares, España) por Gabriel Montañés Arquitecto. La Casa L+C está ubicada en una calle que conecta el paseo marítimo del puerto de Mahón con el centro del pueblo. Dispuestas en hilera, en planta baja y con un gran solar cada una, estas casas albergaban pescadores desde la primera mitad del siglo pasado, lo que explica el carácter frugal y plano de las fachadas, casas austeras con huerto trasero para autoconsumo.

El proyecto nos engancha enseguida ya que el encargo conjuga una pareja joven, creativa y totalmente abierta a nuevas ideas con un solar que alberga grandes posibilidades en cuanto a normativa y superficie edificatoria. De esa combinación comienzan a brotar ideas formalmente dispares, primero en planta baja y planta primera, luego en planta baja y garaje para al final centrar todos los esfuerzos en conseguir una buena distribución en una sola planta prescindiendo del espacio para aparcar el coche.

Así construimos en planta baja manteniendo la morfología de la fachada, prestándole mayor atención a la sección longitudinal del edificio. Aprovechamos que por normativa nos permiten una altura reguladora elevada para dotar a los estancias de calidad espacial autoimponiéndonos la necesidad de ir introduciendo luz solar y ventilación en todos los espacios y configurar así un catálogo de cubiertas de diferentes alturas y formas que da pie a que las estancias principales de la vivienda estén ubicadas en posiciones centrales de la planta y no en las fachadas.

Este giro en el guion lo cambia todo: aporta privacidad en los puntos críticos de la vivienda y enriquece el programa sobremanera. Ya no estamos obligados a colocar el dormitorio principal orientado a calle sino que nos atrevemos a ubicarlo en el medio de la planta cediendo la fachada a espacios secundarios ejerciendo la función de «colchón» que previene ruidos y miradas indiscretas.

El resultado es que para acceder al espacio común que representa la cocina y el salón‐comedor se requiere de un largo pasillo al que minamos de espacio de almacenaje y que funciona como introducción pausada a lo que viene más adelante: espacios de diferentes alturas, con diferentes formas inundados de luces que lo atraviesan de maneras dispares.

Este efecto sorpresa llega a ser importante para los clientes y para nosotros mismos. Lo exageramos algo más dejando la fachada tan anodina como antaño, únicamente actuando con tableros de encofrar, y sin dar pistas de lo que hay tras ella.

Un amplio patio, una pequeña piscina y un huerto ya existente completan la vivienda en su vertiente norte. Conseguimos una casa trabajada desde la planta y la sección longitudinal, hecha a medida para esta pareja creativa, joven, abierta de mente, anfitriones con ideas, que teletrabajan, que viven, y la disfrutan durante todo el año.

Ficha técnica
Nombre: Casa L+C
Ubicación: Menorca, Islas Baleares, España
Proyecto: Gabriel Montañés Arquitecto
Ingeniería: Barber Coll, s.l.
Instalaciones Eléctricas: Miquel Moll Mercadal
Colaboradores: Francesca Gomila Mercadal
Constructor: Loga SA
Superficie construida: 149,43 m2
Año finalización construcción: 2019
Fotografía: Adrià Goula

Contacto
https://www.gabrielmontanes.com

Sobre Gabriel Montañés
El arquitecto inició su carrera en Australia trabajando con el Premio Pritzker, Glenn Murcutt. Al igual que el galardonado arquitecto, Gabriel Montañés cree que «no se puede intentar hacer una arquitectura amigable con el entorno si no la conoces, la interpretas y la amas antes de cualquier acción arquitectónica» y actúas para representar esta correlación en su obra. No cree en la sostenibilidad como tal y prefiere abogar por la humanización de la arquitectura. Montañés y su equipo trabajan principalmente en Menorca, su isla natal, diseñando obras que destacan por su iluminación y ventilación natural, y por su integración en el entorno. A sus clientes, les piden desde el principio, amar y respetar Menorca y estar abiertos a sorprender y ser partícipes de la ilusión que conlleva un proyecto.

English version

L+C house is located in a street connecting the waterfront of Mahón Harbour with the centre of town. Set in a line and each with a ground floor and a large plot, these fishing cottages date back to the first half of last century. They were simple and humble abodes, with a vegetable garden in the back for the owners’ personal use.

We were hooked on the project right from the start, as the owners were a young, creative couple who were totally open to new ideas for a plot with lots of potential with regard to regulations and overall building surface.

This combination led us to come up with some unusual ideas, starting with a ground floor and a first floor, followed by a ground floor and a garage. In the end, we agreed to focus all our efforts into achieving one good layout on just one level, and getting rid of the parking area.

We then proceeded to build this ground‐floor while maintaining the aspect of the original façade, and with more focus on the longitudinal section. We took advantage of the building regulations allowing us an elevated ceiling height to ensure quality of space and also implemented the clear objective of introducing sunlight and ventilation in all the rooms. This change of direction changed everything: we gained privacy in the important areas of the house and really enhanced the property. We no longer had to locate the bedroom facing the street, moving it into the centre of the ground floor instead, with the secondary rooms by the front façade creating a «cushion» effect to block off both noise and passers‐by looking in.

The result is that to access the kitchen and living/dining area, you walk through a long passage with incorporated storage space that gradually draws you into next section: a series of spaces of different heights, with different shapes lighting them up in various ways.

This effect became as important to our clients as it was to us. We exaggerated it a bit more by leaving the main façade both plain and as it had formerly been, acting as nothing more than as formwork panels that reveal nothing of the new interior. The gaps are still in the same place, as is the horrendous cabling… it’s all just the same. The only thing we did was add colour to the wall to distract anyone walking past.

A generous courtyard, small pool and the existing vegetable garden on the north side complete the property. We achieved a house that is based on the length of the ground floor, especially customized for this young and creative couple with their open minds and host of ideas to combine as a permanent teleworking base and home to live in and enjoy.

Quizás también te interese ver...

Newsletter ARQUIMASTER

¡Anotate para recibir GRATIS novedades de arquitectura, diseño y construccion: Proyectos, agenda, articulos y mas!