fbpx

Cuando el calor aprieta, el ingenio prevalece

Nota de opinion por Arq. José María Oyharzabal Castro, titular del Estudio SCA-Oyharzabal, Castro & Asociados.

En los últimos meses en estas latitudes hemos estado sufriendo una ola de calor y que aparentemente ha venido para quedarse. Muchos hablan del calentamiento global, del cambio de climas en muchos lugares del planeta, de la capa de ozono castigada por el abuso del hombre sobre la naturaleza.

Estas semanas he tenido una necesidad de hacer algo para mejorar la calidad de vida en la que deseo vivir, o seguimos quejándonos del calor que hace o bien actuamos y pensamos como resolver el problema. Sin entrar en temas profundos y muchas veces científicos y difíciles de entender, quiero repasar algunas ideas relacionadas con el clima, confort y el insoportable calor que estamos viviendo.

Casualmente estamos trabajando en un proyecto de un centro cultural ubicado en la Ciudad de Piura, Perú. Es una zona próxima al océano Pacifico pero con latitud muy cerca del Ecuador, lo que lo lleva a formar parte del desierto costero de la República del Perú. Este trabajo nos llevo a volver a investigar como hacen millones de personas en el mundo para vivir y convivir con climas superiores a 35º durante todo el año.

Me quede pensando y se me vino al recuerdo la imagen de mi abuela, balde en mano baldeando el patio central de la casa donde se había criado en la provincia de San Juan. Los rayos solares habían calentado durante todo el día las baldosas de esos patios interiores a donde daban todas las habitaciones de la casa.

A la hora que el sol se ponía el suelo mantenía una importante temperatura que irradiaba a las galerias circundantes, de alguna manera había que bajarle la temperatura y nada mejor que tirarle agua, la cual se iba evaporando al entrar en contacto con las baldosas de colores.

Recorriendo las zonas cálidas de Latinoamérica, fui verificando que más allá de las diferentes culturas y costumbres, todos los pueblos antes de instalarse y construir sus casas verificaban por donde sale el sol y por donde se esconde.

Casi todos orientan sus casa hacia el frente más benévolo, donde el Rey de la vida nos beneficie y nos nos castigue con sus rayos. Buscan la orientación Norte-Este, buscando buena luz de mañana y dando la espalda al oeste, al poniente, de donde viene los calores sofocantes.

El Gaucho de nuestras pampas se empeñaba en construir aleros grandes o galerías perimetrales al rancho, a modo de sombreros de ala ancha, simplemente para que los rayos solares peguen lo menos posible en aberturas y muros exteriores.

Los ingleses, grandes maestros a la hora de buscar una calidad de vida confortable, más allá de los remotos lugares donde vivieron, conquistaron y civilizaron, aportaron el uso de la forestación, tupida vegetación de variadas especies próximos al perímetro de las casa para tamizar los intensos calores.

Los Arabes, nos dejaron cientos de ejemplos sobre el uso de planos de agua, estanques, cascadas, acequias próximas a las casas y palacios para evitar el reflejo de los rayos solares, para bajar las altas temperaturas.

Como no quiero volver a trabajar sobre mi tablero con una temperatura de unos 38º, sufrir, insultar, enojarme con mi perro y mis hijos, porque no quiero transpirar mis bonitas camisas y sentirme pegado al papel sobre el que vuelco si fantasías arquitectónicas es que me he hecho una lista de soluciones milenarias para evitar el torrido calor.

Gracias a estos climas he vuelto a pensar en el tema y ha revisar mis proyectos, y se me han pasado un montón de ideas por la cabeza.

¿Por donde sale el Sol? ¿Me compro una brújula?
A la hora de comenzar a plantearse construir una casa, lo primero es comenzar a ver la orientación de la misma. En construcciones familiares es más fácil decidir la orientación de la mayoría de los locales.

En proyectos de mayor envergadura seguramente tendremos que enfrentarnos con múltiples orientaciones, y en este caso habrá que buscar variadas soluciones para afrontar estas situaciones.

Muchas veces la orientación del terreno nos puede jugar a favor y muchas otras nos puede jugar en contra. En muchos lugares la mejor orientación para los ambientes mas utilizados son el cuadrante Norte-Este. Tenemos un sol de mañana, un sol y una luz agradables, el sol todavía no ha subido plenamente y no esta tan fuerte.

En casi todas partes del mundo, en general el oeste es un foco de calor luego de entrado el medio día hasta la hora del atardecer. Tal vez es probable que tengamos que conseguirnos una brújula, sin miedo, sin vergüenza hagamos nos de una para orientarnos.

¿Por donde vienen los Vientos?
Es interesante tener en cuanta los vientos de la zona, lógicamente que no todas los vientos que provengan del mismo cuadrante son iguales en todas las zonas. Tenemos que asesorarnos al respecto y en muchos casos ver, analizar lo que fueron haciendo los primeros que se asentaron en ese lugar.

Recuerdo haber visto en la costa atlántica a la altura de Mar del Sur muchísimas casas que le daban la espalda al sur, orientación fresca pero muy castigada con continuas ráfagas de viento a gran velocidad y cargados de arena.

En otras zonas de nuestro país, hay que negarle el acceso a los vientos calurosos que vienen del norte, vientos que castigan hasta los animales y plantas. En muchas zonas el viento a modo de brisa del Este es beneficioso, saludable y muy agradable.

Este es un tema importante a la hora de charlar con un profesional de la arquitectura, explicar las necesidades, los anhelos y fantasías que tenemos con nuestra nueva casa o edificio e intentar conjugar esos objetivos con el medio ambiente, con los vientos y los amaneceres.

No es por un tema romántico que debemos pensar en estos criterios, es fundamentalmente por intentar usar nuestro ingenio para vivir mejor y a un costo más accesible.

¿Y si nos refrescamos con agua?
El uso del agua como elemento de la naturaleza para mitigar el calor, lo hemos heredado de los Arabes que junto con los números, era un tema que manejaban excelentemente bien para poder sobrevivir a las altas temperaturas.

Cuando conquistaron la península ibérica, durante 8 siglos se dedicaron a hacer maravillas con el uso del agua, elemento que abundaba y que era tan escaso en el desierto.

Estanque de agua próximos a las casas, cascadas, acequias con agua que se mueve, estos planos refrescan el ambiente circundante y como consecuencia refrescan los ambientes interiores.

Recuerdo la casa de campo de un amigo al sur de la ciudad de Mendoza, había instalado un sistema de auténticos chorros verticales de agua presión en una zona de la terraza sobre un frente de la casa, cada tanto tiempo se generaba una lluvia fina y agradable que bajaba la temperatura del lugar.

¿Podríamos refugiarnos debajo de un árbol?
Esto es lo que hacen los animales por instinto natural, nadie se lo ha enseñado, lo podemos ver en cualquier excursión que realicemos a las afueras de nuestra ciudad. Las masas de arboles, con sus ramas, hojas van frenando los rayos solares y van generando un autentico microclima.

Me contaba un peón de campo que los días sed mucho calor, se bañaba y luego se sentaba a secarse debajo de la sombra de un tilo, el «rey de la sombra», la frescura que le provocaba le bajaba la temperatura corporal y hasta le mejoraba el humor.

¡Quiero vivir dentro de una caja de cartón!
Si en algún momento se le paso esta idea por la cabeza, realmente lo felicito, eso quiere decir que usted ha pensado en diferentes materiales, en otras opciones alternativas con la cual realizar su vivienda o lugar de trabajo.

Los materiales trasmiten el frío y el calor, no son nuestros, si vamos a la playa no nos vamos a poner un vestuario de hierro porque no solamente quedaremos ridículos sino que el hierro es un gran transmisor de la temperatura, en un rato querremos volvernos al hotel. Y si lo usamos en una zona fría, por ejemplo en un viaje de crucero por el Artico, en unos segundos nos congelamos y querremos bajar al bar a tomar algo bien caliente.

En los edificios pasa lo mismo, hay materiales que trasmiten el calor rápidamente, por ejemplo una pared de «chapa» sin estar aislada. Y hay otros materiales que son unas 60 veces más perezosos para transmitir el calor, por ejemplo los paneles de chapa con poliuretano que se utilizan para hacer las cámaras frigoríficas.

En el caso del cartón corrugado, si logramos que no se moje, es un buen aislante, esta conformado por capas de aire y el calor tardara en traspasarlo, mientras tanto nosotros estaremos pasando un momento confortable.

Algo parecido sucede con alternativa que a simple vista son una locura. Se me viene a la cabeza un trabajo de investigación realizado por una científica mexicana que consistía en la ejecución de ladrillos realizados en base a la cascara de arroz.

¿Mamá porque el perro duerme en ese lugar?
Es una muy buena pregunta y una muy buena observación. La respuesta es muy simple, sin darnos cuanta hemos logrado conjugar muchos elementos de los que estamos hablando y el instinto canino lo ha llevado a encontrar el lugar más fresco de la casa.

Es muy probable que si comprobamos con un termómetro, vamos a poder medir que ese lugar «exacto» esta a una menor temperatura que el resto de la casa y muchas veces del mismo local.

¡Los viejos hospitales me deprimen!
Les debo confesar que a mi personalmente también me deprimen y son lugares que no me gusta recordar, pero que frescos que eran. Recuerdo haber acompañado a un tío medico a visitar a un colega en un hospital del siglo pasado, vienen a mi memoria los techos muy altos, puertas y ventanas espigadas, ventanas enfrentadas que generaban una doble circulación de aire.

Las ventanas y puertas tenían una banderola en su plano superior y por ese plano corría el aire caliente que se había acumulado contra los techos. Unas hileras de ventanas se enfrentaban a otras, esto favorecía la circulación de aire cruzado, el aire entraba por un frente y se iba por el otro arrastrando y succionando el volumen de aire existente.

¿Vivir cómodamente es más caro?
No precisamente, los temas que fuimos repasando y las soluciones comentadas son infinitamente más económicas que los actuales productos de refrigeración que se nos ofrecen en el mercado. Ingenio es sinónimo de creatividad, y el hombre en muchos casos ha sido muy creativo y muy ingenioso para combatir el calor.

Tal vez ha llegado la hora de mirar para atras, volver a repasar como nuestros abuelos se protegían del calor, con soluciones sencillas, económicas y accesibles a casi todos. En muchos casos estas soluciones mejoraban los resultados de las actuales tendencias y soluciones que se nos proponen hoy en día.

Ingenio y sentido común fue lo que se uso durante miles de años a la hora de combatir el calor. Nuestros antepasados sin darse cuenta fueron pioneros en lo que hoy enseñamos sobre arquitectura sustentable, arquitectura verde, uso racional de la energía y optimización de recursos.

Tal vez el calentamiento global es una realidad, ya no es un tema de análisis y ficción futurista. Hace más calor y se nos esta haciendo muy difícil resolver el problema. A muchos de nuestros conocidos se les esta haciendo muy costoso intentar vivir mejor y poder trabajar sobre un escritorio sin transpirar sobre los papeles.

¿Habremos hecho algo mal? O bien, ¿deberíamos hacer algo bien? Tal vez deberíamos volver a mirar para atrás y volver a utilizar los viejos métodos para salvarnos de morir incinerados.

Quizás también te interese ver...

Newsletter ARQUIMASTER

¡Anotate para recibir GRATIS novedades de arquitectura, diseño y construccion: Proyectos, agenda, articulos y mas!