Departamentos Dúo en ferrocemento / Jesús Sánchez Luqueño

Departamentos Dúo en ferrocemento (Huajuapan de León, Oaxaca, México) por Arq. Jesús Sánchez Luqueño. El proyecto utiliza el sistema constructivo ferrocemento, el cual permite lograr un diseño dinámico con formas agradables y una estructura muy segura aligerada con botellas de plástico, a la vez que ofrece una solucion al problema habitacional de las grandes ciudades a un costo accesible.

El proyecto se emplaza sobre un terreno de 10×15 metros ubicado en la esquina de la calle Santa Elena que corre de poniente a oriente y hace arista con una calle cerrada llamada Santa Isabel, y esta condición le hace mas atractiva en su perspectiva, lo cual se aprovecho para ganar en la mejor orientación para los espacios habitables.

Es una propuesta de vivienda muy particular puesto que contiene espacios amplios para habitación y se basan en organizar sus actividades de manera que una familia de pocos miembros pueda desarrollar su actividades diarias. El edificio cuenta con dos departamentos con un área que funciona como recibidor y espacio distribuidor. La interacción de ellos es muy estrecha e inmediata, pues solo cuenta con una sala, el comedor, la cocina, el baño y una sola recamara.

Este caso es muy particular ya que al contar con un solo espacio para dormir, se pensaría que no puede funcionar de esa manera, pero el propósito del cliente, fue que se diseñara un par de departamentos para una pareja sin hijos o bien para personas solteras, pero si es posible que este espacio unifamiliar funcione para un matrimonio.

En la planta baja se ha dispuesto el área para accesar al vestíbulo general el cual se integra por el modulo de escaleras en forma cilíndrica y esta nos lleva a la planta alta y también hasta la planta de azotea donde se ubica el área de lavaderos y tendederos que dará servicio al departamento de la planta alta, además en la azotea se ubica un cuarto de bodega.

El proyecto cuenta con áreas de jardín y cochera para dos autos, un patio de servicio en la parte posterior del edifico que utilizará el departamento de planta baja. La planta alta tiene balcones, espacios que le permiten salir a tomar aire fresco o simplemente observar el paisaje ya sea desde la recamara con vista al noreste para apreciar el amanecer en el verano o bien la vista desde el vestíbulo común que esta orientado hacia el poniente.

También tiene un balcón para apreciar el amanecer del invierno ya que la vista del comedor esta orientado hacia el sureste. Estos espacios que funcionan como balcones, están ubicados de tal manera que formen parte del movimiento de los volúmenes de la fachada principal, con ello tratamos de darle un concepto mas dinámico en su aspecto formal, combinando los colores que ayudan a reflejar la radiación solar, puesto que en esta zona de México tenemos una gran cantidad de incidencia solar.

El color blanco ha sido de gran ayuda en las zonas de alta radiación solar, y en esta propuesta pretendemos ayudar a reducir la ganancia de calor originada por los materiales de concreto. El tratamiento que dimos a la fachada del edificio se basó principalmente en colores tierra para lograr el contraste entre el volumen ondulante y el entorno del lugar.

La propuesta
En varias ocasiones hemos tratado la problemática de la vivienda en México y America Latina, mayormente en zonas de alto riesgo y de muy alto nivel de marginación, y nos concretamos a observar los problemas que tiene alguna ciudad con riesgos por sismo, y otros fenómenos. Por ello hemos tratado de hacer propuestas de diseño y construcción de vivienda que ayuden a mitigar un poco esta problemática, ya que en los cinturones marginales de las ciudades en crecimiento se puede ver que las viviendas que se inician no llegan a su termino y aportan con ello un paisaje urbano desordenado y con muchas carencias. La mayoría de ellas no alcanzan a culminarse por la falta de recursos económicos, dejando ver con el acero expuesto que no se podrán concluir, por ello es la principal preocupación de todos los que nos ocupamos en hacer espacios para vivienda, en tratar de reducir al máximo los costos de edificación, para que ayuden a reducir la falta de vivienda o ofrecer mejores espacios, con mayor confort y sobre todo para que el paisaje urbano mejore.

El proyecto fue pensado para ofrecer una solución al problema de espacios dignos, y al alcance de las personas de escasos recursos. Con esta propuesta queremos alcanzar niveles de mejoría para el espacio arquitectónico por su bajo costo y su seguridad estructural. No pretendemos sustituir ningún sistema constructivo sino aportar lo mejor del ferrocemento para dar una mejor calidad de vida a los usuarios de estos espacios, por ello el diseño dinámico que se logra con el ferrocemento de formas agradables y con estructura muy segura por la cantidad de acero integrado en su membrana, y hemos comprobado con los diferentes edificios ya construidos con este sistema que podemos abatir los costos y ofrecer espacios dignos y agradables, aunque nos enfrentamos al fuerte problema de la falta de confianza por su apariencia estructural frágil, y en verdad es un gran reto el lograr que se afirme el ferrocemento como un sistema efectivo y confiable.

El diseño
La modulación espacial tomó un camino de orden orgánico, aunque su modulación vertical es de forma geométrica. Intentamos integrar un poco el edificio al entorno aunque los edificios colindantes no tienen ningún orden arquitectónico, así que la proyección del edificio tiene su propio concepto arquitectónico. Las formas ondulantes en realidad no surgen de algún capricho personal sino de darle al espacio habitable armonía entre el funcionamiento y el usuario.

Encontramos en esta propuesta que los espacios están solucionados de tal manera que el usuario se sienta en un estado de confort entre cada espacio y que domine la perspectiva de todos ellos, ya que es un lugar propio para un par de personas y que siendo así sienta los espacios tan cerca como fuere posible. Desde el vestíbulo podemos tener dominio visual hacia el resto de los espacios, y este lugar de transición pretende ligar la intimidad entre los demás espacios sin perder la autonomía funcional de cada uno de ellos. Los colores usados juegan un papel muy importante para este concepto minimalista aunque desde el punto de vista de estilo arquitectónico no tiene nada que ver, pero si desde el punto de vista espacial.

Los dos departamentos comparten el área verde como parte de concepto arquitectónico, y los balcones son la integración del espacio interior de la planta alta con los espacios abiertos de las áreas verdes de la planta baja. Lo resaltamos manejando el color blanco como contraste alto entre el verde de la vegetación y los volúmenes cilíndricos de mayor peso visual.

La escalera es el espacio de transición entre los dos departamentos y es el elemento formal con mayor fuerza, por ello alimentamos esta fuerza con el color rojo hacienda el cual proyecta cierta influencia del entorno. Podemos decir que la naturaleza del sitio donde se desplanta es de características muy comunes, pues se emplaza sobre una zona de infraestructura escasa y no cuenta con las calles pavimentadas, pues el propósito es crear esas condiciones de vivienda para que exijan contar con dichos servicios. Pero el objetivo claro de hacer este tipo de vivienda es que los habitantes de zonas marginadas eleven su calidad de vida, al tener acceso a una vivienda digna, y describimos este concepto aclarando que no es digno solo por tener un bonito color o por estar terminada la obra sino desde mi punto de vista muy particular, es digno un espacio cuando las condiciones de funcionalidad y estética están en equilibrio, es decir que el espacio tiene el nombre de confortable por tener lugares adecuados y su amplitud les da el óptimo funcionamiento, no así los espacios con menor área de uso que hacen de las actividades diarias un caos y no cumplen con el concepto de confortable, mucho menos funcional.

La fachada principal tiene la mejor vista al oriente y desde sus ventanales se pueden observar hermosos amaneceres. La propuesta de los balcones nace desde esta perspectiva, y logra captar la radiación solar matinal con todo y sus diferentes matices de color en el cielo, y al mismo tiempo se genera el movimiento armónico de estos balcones con el sentido vertical de los macizos cilíndricos. El manejo de los colores es básico aunque el tono rojo hacen resaltar al blanco y esa es la intención para evidenciar el dominio blanco para tener un mayor reflejo de los rayos solares y así lograr una menor ganancia de calor al interior.

En este contexto se utilizó el criterio de los aislantes térmicos incluidos en el relleno de la loza de azotea para generar un colchón de aire encerrado dentro de las botellas de plásticos, que no solo nos aísla la temperatura del exterior sino que también logra aligerar en gran proporción el peso del entrepiso y la losa de azotea. Esto por supuesto genera un gran beneficio económico y ecológico ya que evitamos el uso de ventiladores y aire acondicionado. Con ello ahorramos el uso de energía y se convierte en un proyecto ecológico, proyectos que poco a poco van creciendo con este criterio. Aun vendrán mas ideas de aplicar estos materiales en las superficies verticales para aislar completamente la temperatura que recibimos del sol, mayormente en las zonas que se orientan al poniente de donde proviene la radiación solar mas fuerte.

La estructura
Otra vez presentamos la aplicación del ferrocemento en la edificación, y aquí el proceso constructivo no cambia pues permanece el mismo criterio estructural, usando como base una losa de cimentación apoyada sobre una zapata corrida de concreto armada que es perimetral en toda el área que esta cubierta. Esto con el propósito de nivelar el terreno ya que se encuentra en una hondonada y tuvimos que rellenar el área para lograr el nivel de la calle y tener un mejor manejo de los escurrimientos pluviales.

Toda la estructura se apoya entonces sobre la losa de cimentación que esta formada por el contra-trabes de contra-volteo, las cuales tendrán la función de ligar y de anclar los elementos verticales de refuerzo para formar los muros. El acero de refuerzo de los muros se apoya sobre estas trabes y de ahí nace también el anclaje de la malla electro-soldada que dará forma a los muros de carga de toda la estructura.

Los esfuerzos horizontales serán absorbidos por las nervaduras horizontales en sentido circular cerrando cada claro según su trazo, y están formadas por tres varillas de acero armadas con estribos de alambrón en forma triangular, esto dará mayor rigidez y hace el trabajo de una trabe. Sobre estas nervaduras se ancla el armado de acero para formar las losas de doble curvatura o casquete según el caso y sobre ella en la parte inferior se apoya la malla electro-soldada y el metal desplegado con el cual se forma la membrana de acero que posteriormente se forjará con la mezcla de cemento y arena en una proporción rica en cemento.

Así se forma la losa con la excelente aportación de que no se utiliza la cimbra, esto genera un gran ahorro en material y tiempo en la edificación, ya que no se tiene que esperar a los tiempos del fraguado y quitar la cimbra puesto que no existe. Dado que el ferrocemento se forja en dos capas solo debemos esperar veinticuatro horas y podemos aplicar la siguiente capa siempre por la parte inferior para hacer trabajar el acero como si fuese una losa de concreto armado. Con este sistema logramos reducir los tiempos en construcción y con ello grandes ahorros en su proceso constructivo. Todas las instalaciones, tanto eléctricas como hidráulicas y sanitarias, se realizan durante el proceso del armado de muros y en pisos ya que se tiene la losa terminada puesto que estas se colocan sobre la curvatura de la losa y sobre ellas va el relleno.

Con la insistente aplicación del ferrocemento en la construcción de edificios logramos perfeccionar el sistema y quizás mejorarlo, y aun se consigue un mayor beneficio, que la población pueda adoptar el sistema como algo que puede traer grandes ahorros en material y mano de obra, y con ello aporta al paisaje urbano una alternativa de formas agradables, y podrá dejar atrás aquello de que los mexicanos tenemos la arquitectura del futuro, cuando dejamos el acero expuesto y lo cubrimos con botellas de vidrio o plástico para proteger el acero para que en un futuro puedan seguir construyendo. Con el ferrocemento podemos terminar la construcción y mejorar el paisaje urbano, aportando una mejor calidad de vida para los usuarios.

Acerca del proyectista
Jesús Sánchez Luqueño es arquitecto titulado en el año 1985 por la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán Edo. Mex., Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor investigador de la Universidad Tecnológica de la Mixteca en el estado de Oaxaca, México desde el año 1992. Actual director del Instituto de Diseño. Autor del mayor número de obras en el Sistema de Universidades del Estado de Oaxaca SUNEO, con trabajos de investigación sobre sistemas alternativos de construcción para la vivienda. Ha construido más de 10 viviendas y edificios con el sistema de ferrocemento con excelentes resultados, actualmente se encuentra realizando un proyecto de investigación sobre cubiertas ligeras para viviendas con características resistentes a los sismos y a los huracanes, utilizando materiales de reciclaje para aislamiento térmico y para aligerar el peso en los edificios.

Ficha tecnica
Nombre: Departamentos Dúo en ferrocemento
Ubicacion: Colonia San Mateo, Huajuapan de León, Oaxaca, México
Proyecto y construcción: Arq. Jesús Sánchez Luqueño
Propietario: Dra. Virginia Berrón Lara
Sistema constructivo: ferrocemento
Área del terreno: 150 m2
Superficie de construcción en planta baja: 53.57 m2
Superficie de construcción en planta alta: 57.12 m2
Superficie total de construcción: 112.69 m2
Año: 2009

Contacto: luqueno9(arroba)hotmail.com y luqueno(arroba)mixteco.utm.mx

Para subscribirse en forma gratuita al newsletter de Arquimaster, por favor complete el siguiente formulario:

Su nombre

Su direccion de email

Ingrese nuevamente su email

[[ Suscripcion a NEWSLETTER ARQUIMASTER ]]