Arquitectura para la vivienda en el Ciclo de Mesas Redondas SCA-Hunter Douglas

«Arquitectura para la vivienda» fue la temática de la V Edición del «Ciclo de Mesas Redondas SCA-Hunter Douglas», que se llevó a cabo en la Sociedad Central de Arquitectos. El objetivo fue debatir entre representantes de todos los sectores de la cadena de valor de la arquitectura residencial. Participaron profesionales de los más importantes estudios de arquitectura especializados en el tema, empresarios desarrolladores inmobiliarios, periodistas y miembros de la empresa Hunter Douglas.

El ciclo de mesas redondas organizado por la Sociedad Central de Arquitectos y la empresa Hunter Douglas tiene como objetivo generar espacios de encuentro y debate entre los principales protagonistas en diferentes temáticas de la arquitectura actual. Siguiendo esta consigna se llevó a cabo el quinto encuentro, bajo la temática «Arquitectura para la vivienda» que permitió generar un valioso espacio para responder interrogantes claves acerca de la realidad actual y las últimas tendencias en arquitectura residencial.

El debate contó con la participación de las desarrolladoras TGLT -representada por el Arq. Luciano García Sáez-, G&D Developers -por la Arq. Nicole Mayo- y el arquitecto y desarrollador Walter Viggiano -titular de ATV Arquitectos-. Además participaron los arquitectos Fernando Sabatini -Estudio MRA & Asoc.-, María Hojman -Estudio Aisenson-, Santiago Cordeyro -Santiago Cordeyro Arquitectos-, Hugo Epstein -Epstein Arquitectos-, Santiago Alvarez Noblía -Santiago Alvarez Noblía & Asociados-, Carlos Galindez -Alric Galindez- y Diego Gramoy -Furograma Arquitectos-. Asimismo, participó la periodista especializada Nanda Machado. En representación de Hunter Douglas Argentina estuvieron presentes Oscar Tojo -Gerente General-, Pablo Caputo -Gerente de División de Productos Arquitectónicos- y la Arq. Maria Lambach -Gerente de Proyectos y Especificaciones de la División de Productos para la Arquitectura-.

Para dar una visión sobre las tendencias en desarrollos inmobiliarios de viviendas actuales, en primer lugar habló el Arq. Luciano Garcia Saez -TGLT-: «De acuerdo a la experiencia de TGLT, en un contexto complejo como lo es el actual del país, se busca generar proyectos que cumplan con lo que el consumidor está buscando. Es por ello que TGLT desarrolló tres tipos de productos para el cliente actual a los que denominamos: Forum -para grandes viviendas-, Astor -para viviendas más compactas- y Metra -para viviendas muy compactas-«. En relación a la demanda actual, García Saez agregó: «En la medida que las políticas económicas impulsen el crédito, detectamos una importante demanda potencial».

Continuó la Arq. Nicole Mayo: «En la actualidad, en G&D contamos con tres tipos de proyectos residenciales. Por un lado en el exterior, principalmente en Uruguay, en proyectos que se orientan al régimen de vivienda social. Por otro, en Argentina, donde principalmente desarrollamos dos tipos de proyectos: edificios aptos profesionales -de superficie acotada porque como inversión es lo más rentable- y además estamos fuertemente enfocados como pioneros en el Barrio Parque Donado-Holmberg, un corredor urbano de 13 manzanas entre la Av. Congreso y Av. de los Incas. Creo que hoy el consumidor generalmente busca pocos m2 que le den rentabilidad. En Argentina momentáneamente vamos en G&D por productos de torres bajas -menos de 10 pisos- con pocos m2».

Desde ATV Arquitectos, el Arq. Walter Viggiano sumó su postura: «Nuestro doble rol de desarrollador y arquitecto desde la empresa y estudio de arquitectura nos hace relacionar de forma continua las variables del entorno, para quien está hecho, la forma de vivir, y cotejarlo constantemente con las variables del mercado. En ATV hemos vivido desde el boom inmobiliario hasta esta época más compleja, pero esto nos a ayudó construir una marca que crecerá muy bien en tiempos mejores. Trabajamos generalmente para inversores, pero comenzamos a detectar una incipiente demanda de consumidores finales. Certificamos en normas IRAM, y ahora vamos en busca de ISO, con el fin de ordenar los procesos y pensar en dar un valor agregado a la arquitectura interior». Viggiano concluyó: «Nuestra empresa procura entregar un producto de calidad, pero además con la posibilidad de realizar un upgrade. Por ejemplo, trabajamos fuertemente en la arquitectura exterior, las fachadas, en una calidad superior dado que son elementos de difícil modificación con el tiempo, no así las terminaciones interiores».

El Arq. Fernando Sabatini se refirió a la problemática de la vivienda: «Creo que el problema de la vivienda desde un punto de vista urbano es profundo, particularmente en Buenos Aires, porque la ciudad debería haber crecido acompañando el ritmo del crecimiento ocupacional y no lo ha hecho. Gran parte del crecimiento se ha ido a la periferia, que crece en forma ilimitada e inorgánica». En relación a la visión a futuro, Fernando destaca: «Existe una política que se impulsa en muchas ciudades, una nueva forma de densificación, que atrae nuevos habitantes y genera un renovado interés en áreas hasta el momento relegadas. Creo que lo que falta en la Argentina son políticas urbanas que tengan como eje a la vivienda, y densificarla de una manera diferente para que aparezcan nuevas tierras y nodos, -que equilibren la vivienda y el trabajo- y además, que el producto vivienda sea accesible».

El Arq. Santiago Cordeyro resalta la arquitectura residencial en el exterior: «Me impresionaron gratamente las edificaciones y urbanización en países como Chile, donde la ciudad presenta una organización sectorizada, con áreas exclusivas para la vivienda por ejemplo, lo que permite su buen funcionamiento». En relación al tipo de proyectos que desarrollan desde su estudio, agregó: «Creo que hay que pensar productos que desde inversores y arquitectos sean posibles y atractivos, es importante encontrar un hilo conductor como leitmotive. Hay que intentar mejorar las facilidades que brindan los edificios, tales como techos verdes, baulera para bicicleta, etc».

La Arq. Maria Hojman destacó: «Desde nuestra actividad en arquitectura residencial detectamos tres problemáticas. En primer lugar, constatamos que cada vez hay menos tierra para construir, salvo que se genere una política urbana clara que permita el desarrollo de nuevas áreas. En segundo lugar, el producto que se necesita es la vivienda para la familia, con superficies de entre 100 y 120 m2, pero esta no logra colocarse en el mercado por su alto valor y no genera una rotación en la inversión para los desarrolladores. Todo esto trae aparejado que no se construya para el consumidor final, sino para el inversor de clase media-alta. Sin embargo, trabajamos muy bien con programas de vivienda como PRO.CRE.AR, aunque las propuestas arquitectónicas posibles para el hábitat son muy limitadas».

Nanda Machado incorpora la sustentabilidad al debate: «Creo que es necesario pensar el concepto de calidad en la vivienda no sólo desde los materiales o el confort, sino también desde el plano ambiental. La sustentabilidad no es una moda, pero hace falta que se eleven los estándares y que la gente lo exija. Si bien desde lo urbano existen muchas problemáticas, el cuidado ambiental debe ser un tema clave y más en nuestra coyuntura actual».

Arq. Hugo Galindez: «En cuestiones de sustentabilidad y de eficiencia energética, destaco que deberían incluirse como obligatorias algunas reglamentaciones edilicias. Un conjunto de normas más estrictas harían mucho más fácil el trabajo de un arquitecto con responsabilidad ambiental. Las instituciones de arquitectos, como la SCA, deberían hacer presión para que esto suceda. De todas formas, considero que hoy en día comienza a ser mucho más usual que el público valore y exija algunas soluciones, como lo son las terrazas verdes».

Arq. Luciano García: «Es difícil trasladar el valor agregado de la sustentabilidad al consumidor final, aún en los niveles más exclusivos. Una certificación LEED genera un incremento aproximado de casi el 8%, por ello lo que intentamos es incorporar pequeños diferenciales verdes que sumen al proyecto y a las amenities que se ofrecen».

Frente a la pregunta: ¿Cuál es la percepción del cliente sobre el valor agregado de la arquitectura sustentable?

El Arq. Diego Gramoy responde: «Considero que no hay una relación directamente proporcional entre el nivel económico y la conciencia sustentable del cliente. El cliente que pide una casa de alta gama frecuentemente está más preocupado en la tecnología y las instalaciones de la casa, y no tanto en la sustentabilidad. A partir de la primera propuesta, en Futurograma Arquitectos le presentamos al cliente distintas opciones relacionadas a la sustentabilidad, en busca de materializar a partir de la arquitectura las conductas de habitabilidad que tiene el usuario. Pero al trabajar en proyectos individuales, estamos regidos por los gustos y preferencias del cliente. En líneas generales, el usuario busca un producto que sea sustentable en relación al tiempo, que disponga de una arquitectura pensada para tener una materialidad lo más noble posible, fundamentada en decisiones que se condigan con la realidad en la que está emplazado».

Arq. Hugo Epstein: «En mi opinión, la sustentabilidad pasa por proyectar a partir de los condicionantes económicos, de clima, de vientos, orientaciones que tiene cada emplazamiento, con una estética cuidada. Creo que todavía muchas generaciones no tienen en cuenta estos factores y se guian más por el tema estético».

Arq. María Lambach: «Buscamos concientizar a los arquitectos de la importancia de priorizar la eficiencia por sobre la estética. Hay muchos factores a considerar antes del proyecto del parasol, como por ejemplo donde está emplazado el edificio y la vegetación del lugar».

Arq. Santiago Alvarez: «Coincido con la arquitecta Lambach, si un edificio no dispone de un sistema de parasol o cortina exterior que pare el problema de las ganancias de calor por la radiación solar antes de entrar en la vivienda, el problema tendrá que ser resuelto desde adentro, y eso aumentará en un 25% el gasto de energía. Es por ello que es necesario primero proyectar bien la casa, volver con ese concepto de génesis de lugar para habitar y trasladarlo a los hogares. Es fundamental volver a pensar en un proyecto con una arquitectura que sea sustentable desde el inicio».

Pablo Caputo destacó el rol de los productos en la vivienda: «Desde Hunter Douglas consideramos que los beneficios de incorporar nuestros productos en la vivienda dependerán de su correcta aplicación. En cuanto a la tecnología, siempre lo más simple es lo mejor, pero si por ejemplo, a la persiana le sumo tecnología puedo brindar más facilidades de una manera sencilla».

Arq. Santiago Cordeyro: «Tenemos una enorme responsabilidad como arquitectos sustentables que comienza desde el diseño de una vivienda. Diría que el 60% de la solución sustentable parte del diseño conceptual, y el resto es un aspecto económico. Es necesario conocer esta ecuación antes de encarar cualquier proyecto».

Oscar Tojo, Gerente General de Hunter Douglas Argentina, concluyó: «Para alcanzar el desarrollo de vivienda que buscamos en el mercado inmobiliario, tiene que haber crédito, y para que esto ocurra, es necesaria la estabilidad a largo plazo. Consideramos como una debilidad a nivel país que la energía no cueste lo que debiera costar. Por ejemplo, nuestros productos enfocados a la eficiencia energética pueden tener mayor complejidad para introducirse en el mercado porque las tarifas de servicios son muy bajas y no permiten la amortización de la inversión en ahorro». Finalmente, Tojo rescató como idea central de este debate que: «Diseñar bien desde el principio ayuda a reducir costos».

Más información
http://www.hunterdouglas.com.ar

Para subscribirse en forma gratuita al newsletter de Arquimaster, por favor complete el siguiente formulario:

Su nombre

Su direccion de email

Ingrese nuevamente su email

[[ Suscripcion a NEWSLETTER ARQUIMASTER ]]