Casa PG Homme / A+3 taller-diseño

Casa PG Homme (Morelia, Michoacán, México) por A+3 taller-diseño. La Casa PG Homme es un edificio de vivienda unifamiliar construido en Morelia, Michoacán, México por los Arquitectos Ricardo González Ávalos y Ma. Teresa Pérez Pérez del Estudio A+3, resuelto en un programa estratificado en tres niveles que unifica la habitabilidad y el trabajo, condición propicia en estos tiempos en que la producción tiende al home office.

Erigido en un emplazamiento de acusada pendiente con vistas a la ciudad con una estructura mixta de columnas de concreto y muros estucados de color blanco con amplios ventanales de luz alrededor del salón y el dormitorio principales, la atmósfera nuclear de esta vivienda se enriquece con espacios intersticiales perimetrales donde una decena de arces filtran la luminosidad exterior creando una especie de bosque de proximidad con cuerpo de agua integrado que obsequia a sus residentes con un bello fragmento del mundo natural.

Referencias tipológicas
Casa Tugendhat, Brno, República Checa. 1930. Arq. Mies Van der Rohe.
Casa campestre, Oxfordshire, Inglaterra. 2016. Arq. Richard Meier.

Referencias conceptuales
Matruska. Objeto ornamental tradicional ruso.
The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living (La imposibilidad física de la muerte en la mente de algo vivo).  Instalación Escultórica. 1991. Artista: Damien Hirst.

Concepto de Diseño
La Casa-estudio PG Homme conceptualmente, se concibió como un refugio flotante de estética minimalista que pone enfáticamente en escena, el agua como elemento natural significante de la omnipresencia de lo divino en el centro de la experiencia habitable.

La caja tectónica como Matruska espacial
Como punto de partida estratégico la vivienda se edificó en 2 etapas, una correspondiente a la envolvente externa (caja-continente) y posteriormente, la estructura interna (caja-contenido).

En la primera, una configuración de muros sólidos garantiza la privacidad, la seguridad y el resguardo del espacio habitable interior del entorno externo y sus condiciones aleatorias.

En la segunda, se configura un organismo interno de condición luminosa prístina donde el blanco y sus matices alternan delicadamente con lo natural, tecnología avant-garde y la exquisitez del diseño interior.

Igual que una Matruska rusa, la caja tectónica envolvente incuna en su interior, un programa habitable donde se posibilita la unión del arte, la naturaleza y la belleza condición de lo contemplativo

Cuadrado fundacional
Puede afirmarse que el principio de esta casa fue el cuadrado. La forma racional idealizada de esta geometría se ha utilizado en la antigüedad, el renacimiento, la modernidad y otras épocas como “parti” formal de diversos edificios memorables. En la Casa PG Homme, la forma racional del cuadrado es sustancial y trascendente.

Estuvo en el origen de su concepción al componer la proporción de la caja espacial de la estructura interna, una forma cuadrada duplicada en proporción 1:2, en el sistema de coordinación dimensional de sus elementos materiales, los claros espaciales, así como en su inmanente presencia en la forma concreta de plafón de la estancia principal, y en la pureza de algunas piezas de su interiorismo como el mobiliario o los objetos de arte.

Voladizos diáfanos
El tema formal representativo de la modernidad es el volado, en la arquitectura contemporánea su ejecución se consolida como valor irremplazable de eficiencia tecnológica y levedad sígnica.

En esta residencia, el volado es un sistema en saledizo que se ancla prodigiosamente al vacío, como las nubes al espacio…

En los albores del movimiento moderno, Le Corbusier afirmaba que la ventana se transformaba en cuadro natural, oeuvre d’art paisajística, enmarcada en el muro por el perfil del vano.

Así, arquitecturar enmarcando la belleza del entorno, es una posibilidad constante en la arquitectura que esta casa ha llevado a un nivel límite donde la estructura del voladizo es un fino soporte geometrías de transparencia prístina que ponen en escena al interior habitable, una a visión panóptica de la ciudad inserta en el valle.

Una arquitectura de unión entre el programa cotidiano, la pulsión externa de la vida urbana y el perfil en lontananza de las montañas circundantes.

La ventana se transforma en microcosmos de alteridad fenomenológica donde se permite ver desde la estancia el devenir del tiempo y el paso de los elementos.

Naturaleza encriptada
En medio de la estructura envolvente y el programa habitable de la vivienda se encripta una “naturaleza viva”, una especie de estado biológico velado entre la penumbra de los muros y la prístina luminosidad de la pared cortina.

Esta condición de naturaleza arbórea encriptada por la arquitectura funcional y la puesta en escena entre arquitectura y naturaleza conforman un suceso memorable de la casa que a semejanza de las esculturas del británico Damien Hirst suspenden en el vacío la fenomenología natural, en el caso del artista la materia de suspensión de un tiburón es el formaldehido, en el caso, de Casa PG homme, el aire es el vehículo donde se suspende la presencia de los liquidámbares que como “natura viventem”, es el puente de unión entre arquitectura y usuario.

El diseño como entidades contenidas
El autor Joseph Conran dice que el diseño es un tributo del arte a la industria. Casa PG Homme es un contenedor habitable donde coexisten sus residentes, la presencia de lo natural y un menaje constituido por muebles y objetos que no solamente son piezas selectas del diseño sino entidades materiales que aúnan a la euritmia de sus líneas una condición de presencias significantes que dialogan con la forma del espacio.

Pueden reconocerse en este micro universo interior, un clásico como es la linterna Arco diseñada por Achile y Pier Giacomo Castiglione.

Se agregan otras presencias notables como el luminario de lámparas pendientes de Bocci Lighting, la omnipresencia de la silla Barcelona diseñada por Mies Van der Rohe, sutilezas como la esfera de suave luz RGB creadora de un contraste de geometrías entre la belleza del ángulo recto y la flotabilidad poética de la perfección de la circunferencia.

Una vitrina del estudio que al encenderse revela museográficamente una muestra de la evolución del diseño de los ordenadores Apple.

El arte de un cuadro abstracto que dentro de la concluyente supremacía del blanco parece devenir en presencia figurativa.

En resumen, un universo de figuras diversas que son convocadas por el diseño como en un sortilegio donde las entidades contenidas se reúnen como hadas en el bosque de los nuevos medios, parafraseando el concepto con que Toyo Ito describe la realidad tecnológica del mundo actual.

Sustentabilidad ético-estética
El mundo del diseño evoluciona aceleradamente y donde antes la función y la forma sustentaban un equilibrio de buena arquitectura, ahora se suman valores solidarios comprometidos con el respeto a la vida, la preservación del planeta como “casa común” y el consumo responsable de la energía y los recursos pre-existentes.

PG homme, inspirada por el trabajo notable de empresas pioneras del diseño como Apple o Tesla así como estrategias de diseño comprometidas implementadas por líderes como Steve Jobs, diseñó cada parte de los sistemas de instalaciones con una directriz sustentable.

Algunos ejemplos de esto son, un diseño de la iluminación de tipo secuencial que optimiza el uso la misma evitando el derroche inútil de la luminosidad artificial constante, en su totalidad se utilizaron luminarias de bajo consumo con tecnología led.

Implementación de aparatos de tecnología avanzada con energías alternas como la parrilla Senken, con tecnología térmica de inducción para la cocina, el Sistema de control tipo Broadlink consistente en la interacción de encendido-apagado o hibernación a través de apps desde dispositivos portátiles, sistemas de video seguridad monitoreada y sistemas robotizados de higienización de superficies marca IRobots Roomba entre otros.

La concepción del uso de estos sistemas en la casa no es un lujo superfluo, sino el reconocimiento de las posibilidades de la tecnología en beneficio de una forma de edificar más amable con el ambiente y que pone a prueba sistemas de mantenimiento y sustentabilidad de los inmuebles con la belleza de la arquitectura creando un binomio entre la ética y la estética del espacio construido.

Contenedor de infinitos
El propósito de una vivienda es hacer un refugio habitable, el tema de la arquitectura es conmemorar lo trascendente.

PG Homme es una tipología que aspira a unir ambas intenciones, su capacidad de proveer abrigo y protección convierte a esta vivienda en un contenedor eficiente y de naturaleza y aspecto sólido a causa de la solidez de la envoltura externa.

Aunado a ello, su posición en voladizo sobre el terreno escarpado le confiere a la estructura interna, una configuración de caja vítrea, que la deconstruye visualmente convirtiéndola en un contenedor de infinitos cuyos límites conceptuales son las vistas profundas ulteriores al relieve orográfico, las figuras volátiles de las nubes, la concavidad ilimitada del cielo, la atmósfera densa de la noche punteada de estrellas, tropos físicos de lo trascendente y lo infinito.

Excavar el programa en el sitio
Según refieren sus autores, la casa se preconcibió en sus orígenes como una idea arquitectónica que no emergió en el dibujo o el diseño in stricto sensu.

La fuerza del acentuado perfil del terreno así como las posibilidades de las vistas como condiciones potenciales indujeron a una libre exploración del proyecto a partir de un modelo volumétrico de estudio en papel y cartón rígido que resultó en las formas y el partido primigenios de la vivienda.

El analista que esto redacta quiere entender que este inmueble es una idea arquitectónica concretada a partir de procesos de excavación, sustracción y adición de planos y volúmenes modelados en la representación tridimensional de la maqueta a priori a la usual realización de bosquejos y representaciones bidimensionales del dibujo.

Este proceder, más bien poco convencional del diseño permite pensar en una priorización intuitiva del valor de síntesis sobre el rigor del análisis donde la forma emergente fue ajustando su definición compositiva simultáneamente con la prospección derivada de excavar el programa arquitectónico de la vivienda en la naturaleza maquetada del sitio.

Reflejos tangibles
La experiencia al recorrer la casa es una sucesión de silencios y pausas temporales acompasadas por la presencia permanente de la geometría y la vibración de la luz.

Itinerarios sincopados entre realidades que pueden tocarse y contundentes percepciones fijadas en la retina. Pasillos que se recorren como la mirada acaricia el reconocimiento de lo bello.

Semejante al juego de reflejos y transparencias de una atracción ferial como la casa de los espejos, la promenade de esta vivienda hilvana matices, grados de transparencia, imágenes virtuales, inversiones reflejadas, proyecciones de claridades y vibraciones lumínicas que como un moiré tectónico alternan lo tangible y lo etéreo en un juego entre la arquitectura concreta y la fenomenología de la luz.

Modulaciones ante el vacío
El diseño de la casa, sencillo y ascético utilizó una modulación ortogonal de 60×60 centimetros. Los intercolumnios coordinados dimensionalmente al módulo base tienen un claro de tres metros.

La misma dimensión se repite en la altura estableciendo una relación proporcional de la modulación entre la planta y el alzado.

Éste culmen de valores de armonía proporcional a partir de la modulación, crea una percepción abstracta de gran fuerza en el espacio que en su relativa pequeñez al ser un edificio de dimensiones modesta se presenta como una alteridad del espacio habitable frente a la extensa vacuidad del paisaje circundante.

El orden en lo modesto es contrapeso frente a la grandeza de lo ilimitado.

El Agua como bienvenida
Recibir es un refinamiento recurrente en múltiples culturas, refrescar al invitado ha sido costumbre entre pueblos tan ancestrales y rústicos como las tribus nómadas del desierto o la sofisticación de la arquitectura japonesa que humedece el pavimento de entrada o bien dispone una fuente ritual en sus magníficos jardines como señal de bienvenida.

Esta casa utiliza el agua como símbolo de pureza, frescura y presencia de lo divino en nuestras vidas.

El acceso a la vivienda PG Homme es una secuencia de 4 huellas de concreto que flotan sobre el agua y la luz, significantes de la hospitalidad con que sus moradores reciben a sus invitados ante el beneplácito de su llegada.

La visión como axis mundi
En el espacio interior del salón principal de la casa el espacio libre de los entrepisos tiene una altura de tres metros.

El eje divisorio de ésta dimensión vertical producto de la división de su totalidad por la mitad equivale a una longitud de 1.5 metros, que se corresponde con la altura visual promedio de un usuario.

Así puede decirse que mediante una refinada relación entre las modulaciones de la planta y las coordinaciones dimensionales de la sección interior de la vivienda se deriva una simetría horizontal, recurso proporcional frecuente en el trabajo miesiano estableciendo una experiencia equilibrada en la percepción del espacio que posiciona a la línea de visión del usuario como eje del mundo contenido en el espacio interior de la casa.

Del intento de trasplantación de lo imposible
Dentro del espacio intersticial contenido entre la envolvente externa y la estructura interna se ensayó un propósito paisajístico específico.

Integrar el color de una naturaleza viva y cambiante inspirado por la policromía de las más de 100 especies de árboles de los biomas de las montañas Apalaches de Norteamérica.

La imposibilidad de una trasplantación de aquellas dimensiones se redujo aquí al trasplante de diez arces del tipo liquidámbar cultivados en la región como reminiscencia de la morfología de la fronda y las hojas de las especies arbóreas de aquella región de Montañas humeantes, alusión a la neblina que envuelve sus laderas boscosas multicolores.

En ella, un territorio de más de 200 hectáreas extiende sus variantes sensoriales con la transformación de su follaje a una paleta natural multicolor de una belleza inefable que está reconocida como Patrimonio Natural de la humanidad.

La ensoñación de ese bella extensión geográfica inspiró un diseño de sencillo jardín donde los diez árboles enclavados abarcan los tres niveles de la casa presentando una naturaleza cambiante que no llegó a encenderse en el colorido diverso del motivo de inspiración original y que devino en transformación reducida donde las hojas verdes trocan primeramente a pálidas y finalmente, una hojarasca terrosa de tonalidades pardas y negruzcas que en su tonalidad monocroma parecen buscar el diálogo con la atmosfera acromática de la vivienda.

La utopía de llevar el todo a la parte, ha sido intención permanente de la aspiración de la arquitectura.

En Casa PG Homme, el intento de pintar con mosaicos naturales arbóreos trocó inesperadamente en una mineralización de lo vegetal que transmutó la expectativa colorida de los elementos foliáceos en un minimalismo botánico que redujo el verdor y sus evoluciones estacionales a la noble humildad de la hulla.

Ficha técnica
Nombre: Casa PG Homme
Ubicación: Morelia, Michoacán, México
Autor: A+3 taller-diseño
A+3 taller-diseño: Arq. Ricardo González Avalos, Arq. Ma. Teresa Pérez Pérez, Arq. Ariadna Bautista González, Arq. Beatriz Gutiérrez Pérez, Arq. Gerardo Ludwing Acuña Cenoz
Investigación conceptual y textos: Arq. Zirahuén Joel Ayala Mora
Cálculo Estructural: Ing. Alejandro Raúl Gutiérrez Obregón
Colaboradores: Arq. José Ramírez Mejía
Fecha de inicio de la obra: 8 de Enero 2017
Fecha de conclusión de la obra: 6 de Septiembre 2020
Área del predio: 199.75 m2
Área construida: 220.00 m2
Renders: Arq. Juan Carlos Ramos
Fotografías: Arq. César Belio

Contacto
https://www.a3taller-diseno.com



Curso Introducción a Revit: modela tus proyectos arquitectónicos

Curso Diseño de interiores con plantas desde cero

Domestika Plus - El camino hacia tu desarrollo creativo

Quizás también te interese ver...