fbpx

Finder incorpora automación autónoma y pre-automación en su sucursal de Argentina

La empresa italiana de componentes eléctricos ha incorporado gran cantidad de sus productos en aplicaciones dentro de su propia sucursal nacional, con el objetivo de colaborar con la eficiencia energética y contar con mayor confort y seguridad.

«¿Quién hubiera pensado que hoy podríamos utilizar las tecnologías con las que contamos, que permiten acotar distancias, democratizar la información, facilitar la vida de las personas, brindando mayor seguridad y comodidad? Usar la tarjeta de crédito sentado en la arena, en la playa, ya no es noticia, ver a un nene de un año manejando un Ipad todavía menos. Estos son sólo dos ejemplos entre tantos otros que nos rodean y no nos damos cuenta porque estamos acostumbrados a utilizar las nuevas tecnologías y están incorporadas en nuestra cultura. Otras tecnologías ya han llegado y sólo debemos esperar a romper algunos paradigmas para que se produzcan a gran escala, lo que reduce sus precios para el hacerse accesible a las grandes masas populares. Hablo de las tecnologías portátiles, lentes, zapatos, cinturones, relojes, autos sin conductor, energías renovables, electrodomésticos inteligentes, todos interconectados con el nuevo Internet llamado «Internet de las cosas». Recientemente nuestra Filial Argentina concluyó el proyecto de automación aplicado en nuestra sede de San Isidro, que utiliza productos y soluciones de simple aplicación y manutención. Me llena de orgullo ver que nuestro personal podrá contar con mayor confort y seguridad en su lugar de trabajo, además de saber que estamos contribuyendo con la reducción de consumo de energía», explica el Ing. Juarez Guerra, Director de las sucursales argentina y brasilera.

En 2008, Finder inauguró sus oficinas en Puerto Madero, y tres años más tarde, se trasladó a la localidad de San Isidro. Es allí donde decidieron integrar algunos de sus propios productos para contar con aplicaciones automáticas en la mayoría de los sectores de sus instalaciones. En la recepción, por ejemplo, está instalado un interruptor crepuscular que enciende y apaga las luminarias en función de la luz solar, aprovechando estas y permitiendo también que el espacio, que tiene visibilidad desde el exterior, tenga una ambientación especial cuando atardece.

El acceso a los espacios de trabajo cuenta con control inteligente que permite utilizar las luces sólo cuando es necesario: es decir, cuando estos espacios de paso están siendo utilizados. Los sensores de movimiento de pared 18.01 encienden las luces a medida que las personas van subiendo las escaleras, y las apagan una vez que ya pasaron. Si se opta por utilizar el ascensor, también la iluminación es controlada de forma inteligente en los pallieres que se encuentran al retirarse del mismo. Gracias a la integración de productos, el espacio se encuentra con una iluminación tenue (dimmerizada) para visualizar el espacio, que luego se enciende totalmente cuando el sensor de movimiento detecta que hay personas en el lugar. Cuando estas se retiran de alli, sólo quedan encendidas las luces tenues.

Los espacios trabajo, divididos en islas y oficinas semi-privadas cuentan con iluminación sectorizada mediante telerruptores, que permiten encender las luces del lugar que se está utilizando en ese momento, o en su totalidad en caso de que sea necesario, mediante un solo pulsador.

Las oficinas privadas cuentan con sensores de presencia 18.31, que no sólo mantienen las luces encendidas mientras haya personas en el espacio, sino que además detectan además los micro-movimientos específicos que puede tener una persona al trabajar, por ejemplo si está leyendo o utilizando el teclado.

El área de depósito de stock, que cuenta con más de 100 m2, también cuenta con sensores de presencia tipo 18.31, que encienden y apagan las luces según el pasillo que se esté utilizando en ese momento a la hora de armar un pedido o buscar un producto. A su vez, el espacio permite elegir, a través de una única tecla, si se desea encender luces del sector de estanterías, o iluminar el espacio donde se arman los pedidos.

Los baños también cuentan con sensores de movimiento 18.31 embutidos en el techo, que encienden las luces cuando están ocupados.

Además de la iluminación automática, las oficinas de Finder Argentina tienen un control inteligente de calefacción según horarios establecidos, que coinciden con el horario laboral y hacen que la oficina tenga la temperatura justa cuando los empleados comienzan a trabajar. Gracias al interruptor horario digital 12.51, el aire acondicionado se enciende a las 8 de la mañana, y se apaga automáticamente a las 17:30 hs.

Estas son sólo algunas de las aplicaciones que pueden realizarse con los componentes eléctricos de Finder, que no sólo agregar valor a las instalaciones, sino que brindan confort y comodidad en los espacios. Las mismas pueden utilizarse también para escuelas, hoteles, centros comerciales y todo tipo de edificaciones civiles y comerciales. Recientemente, la empresa ha firmado un acuerdo con Fundación UOCRA, a través del cual colaboran con la capacitación de personal técnico de la construcción para acercar estas nuevas tecnologías a su formación profesional, en especial a los electricistas. La intención es acotar la brecha tecnológica y disfrutar de nuevas aplicaciones que brindan grandes prestaciones, pero son simples de incorporar.

«Al concluir este trabajo, estaremos presentando aplicaciones reales de control de luminosidad y ocupación de áreas, transformando así nuestro lugar de trabajo en un verdadero show-room para nuestros clientes y amigos. Felicito a todos los que se empeñaron para que este proyecto tome cuerpo y vida, es una demostración de cariño para con nuestra empresa, y confianza en nuestros productos», concluye el Ing. Guerra.

Más información
http://www.findernet.com

Quizás también te interese ver...

Newsletter ARQUIMASTER

¡Anotate para recibir GRATIS novedades de arquitectura, diseño y construccion: Proyectos, agenda, articulos y mas!