Puerto Aleta Vestíbulo 33 / GilGarcía Arquitectos

Restaurante Puerto Aleta Vestíbulo 33 (Zapopán, Jalisco, México) por GilGarcía Arquitectos. Un pequeño acento de azul, arte y diseño nos invita a probar un toque de mar y tierra en el interesante restaurante «Puerto Aleta». Ubicado en la torre corporativa de Lobby 33, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México. El proyecto está separado en 5 zonas: terraza, barra, comedor principal, cocina y administración. Se mantiene en un eje central que recorre desde la terraza hasta la cocina en donde se crea un entorno que sumerge al comensal en lo profundo del mar, utilizando una paleta de colores marinos y arenas que contrastan con la madera y la vegetación. El taller Gil Garcia desarrolló la conceptualización del lugar, naming, branding, arquitectura e interiorismo en este proyecto.

La morfología del local que es más larga que ancha, permite extender una barra recubrimiento de parota, cubierta de mármol a lo largo del espacio, aprovechando la doble altura, donde se posa un plafón de carrizo y lámparas tejidas por artesanos dotadas de iluminación cálida e indirecta.

Entre espejos y detalles en contrabarra, el ingreso del espacio comienza a ser bastante interesante. La intervención de artistas fue muy importante.

Los espejos de la contrabarra reflejan el mural de 160 m2 que evidencia la vida marina pintado por la artista Tatiana Gaxiola. El artista plástico Aldo Coronel participó con recubrimientos que simulan escamas con colores tornasol. En el espacio del comedor se aprovechó la altura (6,2 metros) colgando dos pangas las cuales están rodeadas de iluminación y vegetación.

Las lámparas en el área de comedor simulan burbujas, las cuales pueden cambiar el color de luz y modificar la atmósfera del espacio.

El muro frontal en su parte inferior por medio de un vano revela la cocina, en la parte superior se generó un recubrimiento a base de utensilios de cocina pintados en blanco.

Se utilizaron varios procesos artesanales de la región: fabricación de mosaico, la elaboración de rotulación tradicional y lámparas diseñadas tejidas de mimbre por artesanos de la zona. «Puerto Aleta» tiene como idea principal adentrar al cliente en un ambiente marítimo, donde todos pueden ser un tiburón bajo el agua.

Materiales y mobiliario
Partiendo de la idea de la vida marítima, Puerto Aleta invita a sus visitantes a disfrutar un ambiente bajo el mar pero en la superficie; rodeados de elementos, colores y materiales que se relacionan con la vida dentro y fuera del agua. El espacio se divide en distintos módulos que son definidos por los elementos materiales que se emplean en cada espacio.

La cocina tiene como concepto principal a la cocina mexicana y los mariscos, siendo los elementos que se toman como referencia para uso de materiales para todo el comercio.

Uso de materiales artesanales como mosaicos, barros, madera de la región, acero inoxidable para la barra, así como azulejos de cerámica, carrizo para el techo de la barra y una iluminación cálida de tres lámparas de acero inoxidable.

El techo se ambienta con lámparas colgantes circulares dando la idea de burbujas de mar, esferas que van de lo profundo del mar a la superficie, arriba se ponen unas stand de barco con nombres de los dueños y una decoración vegetal en el techo como elemento de la tierra.

Como protagonista del espacio, un mural intervenido por la artista Tana Gaxiola, inspirado en la vida marítima, ameniza el espacio del pasillo que va desde la entrada, pasando por la barra de cócteles, hasta la cocina.

La zona de coctelería se compone por una barra de parota y mármol negro, en la parte de atrás de la barra se encuentra un muro de tonalidades azules y verdes, con espejos cobrizos, fusionados entre carrizo, palma, lámparas tejidas de mimbre y antiguas reliquias marinas que se obtuvieron a lo largo de la obra.

Con un remate visual que aparenta un mercado de mariscos típico de México, Aldo Coronel colaboró con un mural de escamas de pescado en resina con degradado en azules y verdes que se utilizan en la obra. A un lado de mural de escamas una cava de cristal templado decorado con grava y madera de parota en los muros y una ambientación natural con unos troncos que destacan en el centro.

A lo largo de todo el local se colocaron frases en neón o rótulas como elemento tradicional mexicano, hechas a mano por artistas conceptuadas en la cocina y el diseño arquitectónico. Como parte del mobiliario que implementa a lo largo del espacio se utilizaron sillas tejidas en la terraza con mimbre, palma, espejos, entre otros.

Un elemento primordial en todo el comercio es la iluminación, entre azules, amarillos y blanco, creando una armonía entre ellos, ayudando a destacar los detalles principales como el mural. El proyecto en general, a pesar de estar en una zona de alta plusvalía, busca ser un lugar relajado y único.

Ficha técnica
Nombre: Puerto Aleta Vestíbulo 33
Ubicación: Zapopán, Jalisco, México
Oficina de arquitectura: GilGarcía Arquitectos
Autores: Carla Adriana Gil López, Sergio García Navarro
Colaboraciones: Aldo Coronado (Artista), Tana Gaxiola (Artista)
Diseño de interiores: Amanda María
Año finalización: 2020
Fotografías: Nicolas Covarrubias

Contacto
https://www.gilgarcia.mx
Instagram: @gilgarciarq
Facebook: gilgarciarq



Curso Fotorrealismo de espacios interiores con Lumion desde cero

Cyber Monday

Quizás también te interese ver...